No solo el periodismo se hace de las primicias de la marca TOUS

Ahora no solo el periodismo y las redes sociales tienen la primicia de la vida y obra de la familia Tous y de su marca de joyas, sino que también el cine los ha hecho suyos gracias a que celebraron la llegada de su centenario con la creación de un documental denominado: Oso. Dicho  film fue estrenado en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, y en el mismo se narra la historia de esta emblemática pieza, convertida en icono de la marca.

Oso nos cuenta la historia de una empresa, de una familia, y de una joya en un largometraje cuya duración es de 75 minutos y nos entrega de primera mano la historia de Tous desde sus primeros días. Desde esos momentos inéditos que ni el periodismo pudo captar donde el padre de Salvador Tous se había iniciado como aprendiz de relojero, hasta llegar a convertirse en una empresa de carácter mundial  con más de 4.000 empleados y con presencia en más de 50 países.

Oso nos acerca a la tradición y la creatividad de una marca, que encuentra su punto de inflexión en la creación durante 1985 de una pieza con la que se democratizó el mundo de la joyería. Oso es todo un símbolo, y no solo de Tous, sino de una generación que ha crecido con sus pulseras, anillos y colgantes en forma de oso. 

El punto de inicio: Milán

Todos conocemos gracias a alguna nota o reportaje que Rosa Oriol fue la gran artífice del diseño de Oso. Sus líneas nos transmiten un diseño moderno con el que se representa uno de los valores representativos de la marca: la ternura. Todo sucedió a principio de los ochenta y como consecuencia de un viaje a Milán, pues Rosa Tous se detuvo ante el escaparate de una juguetería donde observó a un oso de peluche que la cautivó, trasladandola hasta su infancia para evocar la nostalgia de un tiempo de inocencia, ternura, juegos y seguridad. Manteniendo en mente dicha idea, solicitó a sus joyeros que realizaran una pieza con la que se transmitiera esa misma sensación. Entonces, nació el icónico oso.

Desde entonces, Oso ha cultivado tanto amantes como detractores, aunque el oso de Tous es mucho más que una joya. Se trata del trabajo, la perseverancia y la adaptación de una familia que en nuestros días ha querido compartirnos su historia a fin de conmemorar sus cien años de vida.

Un film internacional 

La película, ha sido dirigida por Amanda Sans y producida por Globomedia para UM Studios, en ella se habla de las relaciones familiares y empresariales de tres generaciones que coinciden en la pasión por la Alta Joyería. Por medio de entrevistas que fueron llevadas a cabo a los miembros de la familia y con más de una docena de personalidades pertenecientes al mundo de la moda, el diseño, el periodismo y el arte, se intenta hacer un análisis de las claves del éxito de la marca Tous.

El film fue rodado en cuatro países, iniciando en Japón a fin de poder comprender el estilo Kawaii del que esta inspirado el emblemático oso. Seguidamente, el viaje nos traslada mediante hasta imágenes íntimas de la familia, reuniones de trabajo, de la asistencia de una gala benéfica en México o de la búsqueda de gemas especiales en la India.

Y en medio del extraño 2020, la firma del «osito», la marca Tous, arribó a sus cien años, tras lo cual la familia quiso inmortalizar a través de imágenes la historia de un negocio cuyos inicios se dieron en la trastienda de una joyería de Barcelona y que en la actualidad cuenta con más de 700 tiendas ubicadas en todo el mundo.

De esta manera nació «Oso», un documental con el que se recorre un siglo de historia, y que, para Rosa Tous, quien es la actual vicepresidenta corporativa de la firma, tiene la aspiración de «perdurar en el tiempo». Amanda Sans Pantling, quien fue la directora seleccionada por Globomedia, los productores de la película, para hacer el trabajo, tenía una idea distinta al momento de elaborar el film, ante lo cual señala: 

«A mi me interesaba más el aspecto de icono pop de la marca, analizar por qué miles de personas lo habían adoptado, y casi al mismo nivel, otras la odiaban», ha señalado la periodista y documentalista, quien afirma que esa dicotomía, ese ‘amor odio’ fue lo que más le atrajo: «ese símbolo genera una emoción muy fuerte».

«Y la familia son los primeros que son conscientes y han querido jugar esa baza», acota Sans Pantling.

De manera que, Tous trae a colación y muy ajustado al momento, unas palabras de su abuela: «los iconos no se hacen, los hacen las personas, no las marcas».

«Nuestras raíces tenían que estar», señala enfáticamente la heredera de la firma, respaldando el resultado de «Oso», mostrado como proyección especial del Festival de Cine de San Sebastián.

Con el documental se hace un recorrido de los cien años de vida de la marca, desde que Salvador Tous Blavi, quien era el abuelo de las actuales directivas, daba el primer paso como aprendiz de relojero y de cuando su hijo, Salvador Tous Ponsa, en compañía de su esposo Rosa Oriol, decidieron instalar en 1970, un pequeño taller de joyería que se ubicaba en la trastienda del negocio familiar con la finalidad de poder personalizar joyas y al mismo tiempo, crear piezas que fuesen más cómodas y modernas.

El fin nos deslumbra durante 78 minutos, en él, los diferentes miembros de la familia Tous conjugan sus experiencias con las de las personalidades del mundo de la moda, el diseño o el arte, o embajadoras de la marca, donde resaltan Eugenia Martínez de Irujo, que también los acompañó en el Kursaal.

Javier Pons, de Globomedia, destacó la «valentía» que asumió la familia para «abrir sus puertas y mostrar cosas a veces no tan bonitas» y, aún así, «seguir adelante».

El productor ejecutivo, Alfonso García-Valenzuela y la directora, resaltaron que la familia tan sólo llegó a solicitar que se trabajara bajo la premisa de la artesanía -«somos joyeros», era el leitmotiv-, pero además, desde la importancia de las personas y la globalidad por la que, desde siempre ha apostado la empresa.

Finalmente, señaló García-Valenzuela, «el espectador es muy listo y si no ve verdad, lo castiga. El relato de los Tous -asegura- es muy sincero y muy directo».