El periodismo de marca: la nueva manera de que la prensa obtenga ingresos

Estamos seguros de que la Marca Tous ha sido solo una de las muchas empresas que han echado mano de este excelente beneficio. Debido a la crisis económica vivida durante el 2007, también tuvo origen la inversión publicitaria acompañada de la revolución en los hábitos de consumo, lo cual supuso la entrada en juego del internet, obligando a los medios de comunicación, sobre todo a los escritos, a diseñar las más recientes ideas y fórmulas de financiación con las que pudieran sobrevivir. Entre estas estrategias se encuentra el desarrollo de la actividad de branded content o “periodismo de marca”, actividad que diversos grupos enfocados al periodismo se dieron a la tarea de incorporar a su actividad tradicional comercial, lo que determinó el origen de departamentos o compañías ad hoc con el fin de llevarlo a cabo.

El branded content

Se trata de una disciplina que cuyo origen tiene más de un siglo y su objetivo es generar contenidos que sean de utilidad o de interés para quienes son la audiencia específica de una marca, el branded content busca la conexión de dicha marca con el consumidor. El capítulo español de la Branded Content Marketing Association (BCMA Spain) lo describe como ese cualquier contenido, producido total o parcialmente por el propietario legal de una marca, que promueva sus valores y haga que su audiencia elija comprometerse con ella voluntariamente gracias a su relevancia y a la capacidad de entretenimiento, de información o de los valores educacionales de dicho contenido.

Un ejemplo de ello, han sido los productores de espinacas de Estados Unidos quienes hicieron uso de este método desde hace mucho tiempo con el fin de incrementar sus ventas, de manera que para lograrlo se inventaron un personaje que alcanzó gran popularidad alrededor del mundo: Popeye. Luego de más de un siglo, tal disciplina ha sido adoptada por los medios de comunicación a fin de lograr un incremento de sus ingresos, que posiblemente han sido mermados debido a la crisis económica o quizás a la explosión del internet, pero además por la saturación publicitaria que se presenta en la red, lo que ha venido provocando el surgimiento de los ad blockers (bloqueadores de publicidad) que tantos malos ratos les ha traído a las marcas.

En Estados Unidos, dicha tendencia cuenta con algunos años de recorrido dentro de los medios como se presenta en el New York Times, con T Brand Studio; el Huffington Post, con Partner Studio, y el Washington Post, con WP Brand Studio. En España, los grandes grupos periodísticos como Prisa, Unidad Editorial y Vocento, también se han encargado de disponer desde hace varios años de departamentos cuya función es el desarrollo de contenidos para las marcas. Tal formato es traducido en múltiples contenido que van desde un simple reportaje, hasta un blog, un microsite, un vídeo, una serie o una infografía. Aunque también es importante mencionar que esta no es una fórmula exclusiva de los grandes grupos de medios, ya que otras cabeceras, como los digitales El Confidencial y El Español, también se han sumado en los tiempos recientes a esta corriente cal crear un departamento específico en donde se pueda desarrollar esta labor.